lunes, 20 de noviembre de 2017

Jacobo Cortines en el Aula Guadiana



   El próximo jueves, 23 de noviembre, visitará el Aula Guadiana Jacobo Cortines que hablará de su obra en el Museo Etnográfico de Don Benito a las 19,30 de la tarde. Jacobo Cortines Torres nació en Lebrija (Sevilla) en 1946 y estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla, de la que ha sido profesor de Literatura Española. Entre sus publicaciones destacan las traducciones de Petrarca Triunfos, Madrid, 1983, y el Cancionero, Madrid, 1989; el  estudio y edición de Don Juan de Mozart (1992); la selección de textos Itálica famosa. Aproximación a una imagen literaria. (1995); la adaptación musical en español de El Barbero de Sevilla (1997); la recopilación de artículos Separatas de Literatura, Arte y Música (2000); el libro de memorias Este sol de la infancia (1946-1956) (2002); y la edición de la Obra selecta I, II y III de Joaquín Romero Murube (2004).
   Como poeta, es autor de Primera entrega, 1978; Pasión y paisaje, 1983; Carta de junio y otros poemas,  1994; Carta de junio y nuevos poemas, 2002; Consolaciones, 2004, por el que obtuvo el Premio de la Crítica; Nombre entre nombres, 2014, y Pasión y paisaje. Poesía reunida (1974-2016), 2016. Una amplia antología de su obra ha sido traducida al italiano (Passione e paesaggio (Poesie 1974-2016) al cuidado de Matteo Lefèvre, en 2017. Por el conjunto de su obra poética ha recibido el Premio Internazionale Fondazione Roma: Ritratti di Poesia, 2015. Ha sido director del grupo de investigación Teoría de la Literatura y de las Artes escénicas, vinculado a la Universidad de Sevilla y Presidente Ejecutivo de la Comisión Nacional para el Centenario de Luis Cernuda (1902-2002), de quien editó las Actas del I Congreso Internacional sobre el poeta, 1990, e Historial de una vida, Sevilla, 2003. Dirige la colección de poesía “Vandalia” en la Fundación José Manuel Lara. En 1996 ingresó en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. 
   Reproducimos uno de los poemas incluidos en el cuadernillo.

Beatus ego

Blancas colinas de doradas cepas,
azul la mancha larga de este río
en su oscura marisma, vaga bruma
la sorpresa del aire en lejanía.
¡Cómo reposa el alma en la mirada!
Aquí junto nací, y aquí olvidado
de luchas, obediencias y castigos,
quiero seguir el curso de mi vida
para sentir el tiempo paso a paso
con todo su dolor y su alegría,
hasta llegar al mar como estas aguas
que ensanchan silenciosas sus orillas.

     (De Consolaciones)



Jóvenes ancianos

   Contaba Laura Restrepo en la presentación de su último libro (Pecado, una compilación de relatos) en la Fiesta del Libro y de la Cultura de Medellín de 2016 cómo en cierta ocasión un chico de un centro educativo de Bogotá, al que había acudido a dar una charla, le preguntó: “Entonces, ¿vos sos escritora?”. Al decirle que sí, el muchacho contestó sorprendido: “Yo pensé que los escritores estaban todos muertos”. La escritora sonrió y pensó que, como todos sus compañeros, el chico estudiaba en libros que recogían la tradición clásica colombiana e ignoraban por completo a los autores vivos. La conclusión que había sacado no parecía en modo alguno disparatada.
   Ese mismo fenómeno se produce, claro, en los manuales utilizados por los alumnos en España. Son auténticos cementerios, de modo que dar clases acatando las programaciones oficiales es como deambular entre tumbas, la mayor parte abandonadas (algunos escritores, como Cervantes, ni siquiera tienen la suya). Todos reposan ensimismados en sus últimos lechos, desde Gonzalo de Berceo allá en San Millán de Suso, en una iglesia de arenisca rosa con rasgos románicos y mozárabes situada en la ladera de la sierra de la Demanda, en la Rioja, hasta Luis Cernuda, en el Panteón Jardín de la Ciudad de México (en una tumba abandonada durante años, que el poeta sevillano intuyó en vida: “Donde habite el olvido, / en los vastos jardines sin aurora; / donde yo solo sea / memoria de una piedra sepultada entre ortigas / sobre la cual el viento escapa a sus insomnios”).
   Otra peculiaridad de los manuales de literatura, destinados, recordemos, en estos niveles a adolescentes y jóvenes, es ilustrar los estudios de cada autor, en el siglo XX, con fotografías de ancianos. Para eludir ese destino, los escritores solo tienen una triste posibilidad: morir jóvenes como Miguel Hernández. Hasta Lorca, fallecido a los 38 años, aparece prematuramente envejecido (cuando hay numerosas fotografías en que aparece como un joven sumamente atractivo).
   Machado demacrado por todas las derrotas, Valle Inclán como un anciano barbudo dudosamente aseado, calvorotas como Juan Ramón, Dámaso Alonso o Vicente Aleixandre, ancianos con boina (Baroja, Pla, Guillén) o con gorra marinera cubriendo una melena blanca (Alberti)… Estas son las atribuladas imágenes que los manuales dan de ellos.







   Todos ellos fueron jóvenes y todos ellos crearon gran parte de su obra literaria en plena juventud o en sus años de madurez (Baroja publicó Zalacaín el aventurero con 36 años; Machado, Campos de Castilla con 37; Dámaso Alonso, Poemas puros. Poemillas de ciudad con 24; Aleixandre, Ámbito con 30; Juan Ramón Jiménez, Arias tristes con 22; Pla, Las alimañas con 25...). No importa. Todos en los manuales de literatura parecen a punto de reposar en su tumba. ¿Tan difícil es elegir otras fotografías? 
   He aquí unas imágenes más atractivas (y más fieles a la fecha de creación de sus obras) de Juan Ramón, Carmen Laforet, Miguel de Unamuno, Ana María Matute y Federico García Lorca. 








lunes, 13 de noviembre de 2017

Yolanda Regidor en el Colegio Claret


   Hoy, 13 de noviembre, ha visitado el Colegio Claret Yolanda Regidor (Plasencia, 1970) que ha conversado con un grupo de alumnos de Cuarto de ESO sobre su trayectoria literaria que se inició en 2012 con La piel del camaleón (Córdoba, Arcopress), una novela de ambiente juvenil y universitario, a la que siguieron Ego y yo (Córdoba, Almuzara, 2014) y La espina del gato (Córdoba, Benerice, 2017), aparecida recientemente. En un ambiente a ratos de atención y a ratos de alegre bullicio, Yolanda ha hablado de la relación entre realidad y ficción, de la importancia de la lectura en la configuración de una personalidad y del sentido de los títulos de sus novelas (la tentación del camuflaje, las varias personalidades que convergen en un ser humano, las esenciales experiencias formativas…), ha contestado a varias preguntas y ha rifado un ejemplar de su primera novela. Una de las mejores clases de literatura que van a recibir los chicos este curso académico.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Expediente Medellín

EXPEDIENTE MEDELLÍN

Susana Martín Gijón
Sevilla, Ed. Ananates, 2017, 114 págs.

   A pesar de su juventud, Susana Martín Gijón (Sevilla, 1981) es autora de una notable obra literaria que desde su primera obra (Más que cuerpos, 2013) se ha adentrado en el terreno de la novela negra. A este género pertenece el título citado y los que le siguieron (Desde la eternidad, 2014 y Vino y pólvora, 2016), todos ellos protagonizados por Annika Kaunda, policía de una comisaría de Mérida, una joven namibia y madre soltera que protagonizará la resolución de los casos policiales en un entorno tradicionalmente masculino. A un terreno emparentado en parte con el mismo género pertenece otra novela, Náufragos (publicado por la Editora Regional de Extremadura en 2015, finalista de los premios literarios “Felipe Trigo” de novela corta y del premio “La Trama / Aragón Negro”, de Ediciones B). Más tarde, la escritora publicó Pensión Salamanca y Destino Gijón en 2016, a las que se suma ahora Destino Medellín (2017), tres narraciones cortas en que aparecen personajes de novelas anteriores, pero también la propia escritora, en un juego cervantino (y unamuniano) de amplias posibilidades narrativas  que da origen a numerosos episodios imprevistos cuando creador y personajes de ficción interaccionen en la elucidación de un enigma.
   Como en los modelos clásicos, las novelas extensas desarrollan un “caso” policial, pero también contienen un reflejo crítico de los males de nuestro presente contemplado desde una perspectiva femenina y en este caso la elección como protagonista de una mujer negra e inmigrante resulta especialmente oportuna, pues ella, por su propia historia personal (víctima de persecuciones y de violencia) es especialmente sensible a unas lacras sociales que nadie parece interesado en afrontar (inmigrantes ilegales trabajando en condiciones míseras, mujeres obligadas a prostituirse, numerosas formas de discriminación…). Las novelas cortas, tal vez en parte por su extensión, reducen este propósito crítico y testimonial y sustentan el interés de la lectura en los pormenores de la investigación, lo que ocasiona que, como en sus hermanas mayores, surja en el lector un efecto paradójico: necesita avanzar en la lectura, conocer una información que el narrador posterga (este es el principio de todo suspense) a la que vez que lamenta el escaso número de páginas que faltan para cerrar el libro. Ahora bien, estas tres narraciones cortas presentan otra novedad. A la autora, convertida en personaje de la ficción, la acompañan los personajes de novelas anteriores, ahora, como los cervantinos, doblemente ficticios, pero también conocidos y amigos con los que se ha relacionado en los congresos de novela negra a los que ha acudido (Congreso de novela y cine negro de Salamanca, Semana Negra de Gijón y el colombiano Medellín Negro).
   Su última entrega, Expediente Medellín, desarrolla una trama en que participan personajes de títulos anteriores (el comisario de policía, Annika y Bruno), que, como los restantes, pertenecen a ese turbio mundo propio del género: un sicario despiadado, un asesino en serie, un policía impulsado por la venganza, una detective resolutiva o una humilde anciana que en una comuna llora la muerte de su hijo asesinado (el personaje más conmovedor de todos), pero también pululan por las páginas de la novela escritores que han acudido a la X Fiesta del Libro y de la Cultura de Medellín celebrada en septiembre de 2016: Tony Flowers (Antonio María Flórez, escritor hispanocolombiano que organizó el encuentro), Eduardo Moga (director de la Editora Regional), Miriam García Cabezas (Secretaria General de Cultura), David Knutson (profesor estadounidense especializado en novela negra española), Octavio Escobar Giraldo (novelista colombiano ganador del Premio Nacional de Narrativa), Rafael Guerrero (detective privado y escritor), Leonardo Oyola (escritor argentino de novela negra), y, en fin, dos escritores más (tal vez uno y medio), Alonso Guerrero y Simón Viola. Como sin duda será la única vez que alguien me convierta en un personaje de ficción me voy a permitir la inmodestia de reproducir un párrafo en que se habla de este tipo huidizo propenso a las desapariciones.

“-¿Has visto a Viola? –Alonso Guerrero interrumpe mis pensamientos. Está hecho un figurín. Ha cambiado su camisa vaquera por una de lino y sobre ella, una chaqueta de un tono arena que rellena con elegancia y contrasta con el bronceado que luce a estas alturas del año. El toque gafapasta y el cabello entrecano despeinado le dan el punto intelectual que alguien como él no necesita.
-Qué va, no lo he visto.
-En su cuarto no está, y tenía que moderar el conversatorio de hoy.
-Ya aparecerá. Es Viola –digo por toda explicación-. Seguro que salió antes y anda buscando algún libro viejo entre caseta y caseta.
-Esos libros viejos… Yo ya llevo la maleta hasta arriba; a mi perro le encantan.
-¿Tu perro también es bibliófilo?
-Estamos trabajando en ello. De momento los mastica.
   Me mira con ese rostro circunspecto que se gasta. Cualquiera diría que no se ha reído en su vida. Solo en el fondo de sus ojos logro detectar un ligero brillo de sarcasmo, insuficiente para saber cuándo me toma el pelo y cuándo no.
-Bueno, nos vamos, ¿no?
-¿Sin Simón? –ahora duda y vuelve a parecer un niño bueno que nunca ha roto un plato.
         -Claro, ya llegará. Es la hora, ¿no? Y hay un conversatorio que entablar.
   Asiente poco convencido, aunque no hago caso. ¡Solo faltaba! Ponerme a buscar también a Simón Viola” [pp. 54-55].
Simón Viola y Alonso Guerrero, personajes de la novela.

Susana Martín Gijón en el Aula






   La escritora entrevistada para Plaza 1 Radio junto con Antonio María Flórez y José C. García de Paredes. En la última imagen, con Manuela Parejo y alumnos de bachiller del IES Cuatro Caminos, Donoso Cortés y Colegio Claret.

martes, 7 de noviembre de 2017

Susana Martín Gijón en Don Benito





Autores en el Aula Guadiana

AULA LITERARIA GUADIANA

MUSEO ETNOGRÁFICO DE DON BENITO

Coordinadores
José C. García de Paredes
Manuel Simón Viola

Programación 2017-18



9-10 de noviembre

   Susana Martín Gijón (Villanueva de la Serena) vivió en Italia. Asesora jurídica especializada en relaciones internacionales y derechos humanos, fue Directora del Instituto de la Juventud de Extremadura y ha sido Presidenta del Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia. Ha publicado Más que cuerpos (2013), Desde la eternidad (2014),  Vino y pólvora (2016), Pensión Salamanca (2016), Destino Gijón (2017) y Expediente Medellín (2017), todos ellos pertenecientes a la saga protagonizada por la policía Annika Kaunda. Con su novela corta Náufragos (2015), publicada por la Editora Regional de Extremadura, resultó finalista del Premio de Novela Corta Felipe Trigo. Sus relatos han sido seleccionados para su publicación en varias antologías, como La mar y sus gentes o Vacaciones de verano inolvidables.




23-24 de noviembre
  
Jacobo Cortines nació en Lebrija (Sevilla) en 1946 y estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla, de la que ha sido profesor de Literatura Española. Entre sus publicaciones destacan las traducciones de Petrarca; los estudios sobre Don Juan de Mozart (1992); Itálica famosa (1995); la adaptación musical en español de El Barbero de Sevilla (1997); la recopilación de artículos Separatas de Literatura, Arte y Música (2000); el libro de memorias Este sol de la infancia (1946- 1956) (2002); y la edición de la Obra selecta I, II y III de Joaquín Romero Murube (2004). Como poeta, es autor de Primera entrega, Sevilla,1978; Pasión y paisaje, Barcelona, 1983; Carta de junio y otros poemas, Granada, 1994; Carta de junio y nuevos poemas, Sevilla, 2002; Consolaciones, Sevilla, 2004, libro por el que obtuvo el Premio de la Crítica, Nombre entre nombres, Sevilla, 2014, y Pasión y paisaje. Poesía reunida (1974-2016), Sevilla, 2016. Una amplia antología de su obra ha sido traducida al italiano Passione e paesaggio (Poesie 1974-2016) al cuidado de Matteo Lefèvre, Roma 2017. Por el conjunto de su obra poética ha recibido el Premio Internazionale Fondazione Roma: Ritratti di Poesia, 2015. En 1996 ingresó en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras.



18-19 de enero

   Kirmen Uribe (Ondarroa, 1970) es uno de los autores en lengua vasca más leídos y traducidos. Su primera novela, Bilbao-New York-Bilbao obtuvo el Premio Nacional de Narrativa en 2009 y se convirtió en todo un acontecimiento editorial global, traducido a quince idiomas. Antes, su libro de poemas, Bitartean heldu eskutik (Mientras tanto cógeme la mano, Visor) tuvo ya un gran reconocimiento de crítica y público (fue Premio de la crítica en euskera y publicado en inglés en EEUU). En 2012 publicó la novela Mussche (Lo que mueve el mundo), y en 2016, Elkarrekin esnatzeko ordua (La hora despertarnos juntos), publicada de forma simultánea en las cuatro lenguas oficiales españolas, con la que ha obtenido el Premio de la Crítica en la categoría de narrativa en euskera. Además, es autor de diversos libros de literatura infantil y juvenil en euskera entre los que destaca la serie de novelas cortas Garmendia. Sus artículos han aparecido en publicaciones como The New Yorker o El País. Acaba de volver de Iowa (EEUU) donde ha participado en su prestigiosa residencia internacional de escritores.



1-2 de marzo

   Omar Pimienta (Tijuana, Baja California Norte, 1978) es un artista interdisciplinario que vive y trabaja en la frontera de Tijuana/San Diego. Su práctica artista aborda cuestionamientos de identidad, trans-nacionalidad, poéticas de emergencia, espacio y memoria. Actualmente estudia su doctorado en Literatura en la Universidad de California en San Diego, recibió su maestría en Artes Visuales por la misma Universidad en 2010 y su licenciatura en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Estatal de San Diego en 2006. Su trabajo como artista visual ha sido expuesta en el Museo J. Paul Getty Los Ángeles CA; Museo de arte contemporáneo de San Diego; Museo de Arte de Oceanside; Museo de arte contemporáneo de Oaxaca; Centro Cultural de España en Buenos Aires, Argentina; la Cineteca UNAM, México, DF; Freie Universitat de Berlín, Alemania, espacio alternativo Taller 7 en Medellín entre otros. Ha publicado, entre otros, los libros de poesía Primera Persona Ella, La Libertad: Ciudad de Paso, Escribo desde aquí (ganador del X premio Emilio Prado del Centro Cultural Generación del 27 Málaga España, 2009) y El álbum de las rejas. Su experiencia en la negociación de fronteras, en quedar perpetuamente atrapados en / entre códigos sociales y formales, es un impulso constante para su práctica interdisciplinaria.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Susana Martín Gijón en el Aula Guadiana




AULA GUADIANA

Coordinadores
José C. García de Paredes Olivas
Manuel Simón  Viola

   Susana Martín Gijón (Villanueva de la Serena) vivió en Italia. Asesora jurídica especializada en relaciones internacionales y derechos humanos, fue Directora del Instituto de la Juventud de Extremadura y ha sido Presidenta del Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia. Ha publicado Más que cuerpos (2013), Desde la eternidad (2014),  Vino y pólvora (2016), Pensión Salamanca (2016), Destino Gijón (2017) y Expediente Medellín (2017), todos ellos pertenecientes a la saga protagonizada por la policía Annika Kaunda. Con su novela corta Náufragos (2015), publicada por la Editora Regional de Extremadura, resultó finalista del Premio de Novela Corta Felipe Trigo. Sus relatos han sido seleccionados para su publicación en varias antologías, como La mar y sus gentes o Vacaciones de verano inolvidables.

Patria o muerte


PATRIA O MUERTE

Alberto Barrera Tyszka
Barcelona, Tusquets Editores, 2015, 246 págs.
IX Premio Tusquets Editores de Novela

   Nacido en Caracas en 1960, Alberto Barrera Tyszka es profesor en la cátedra de Crónicas de la Universidad Central de Venezuela, columnista del periódico El Nacional, colaborador de numerosos revistas y diarios, y guionista de televisión. Su dedicación a la literatura se inició con dos poemarios, Coyote de ventanas (1993) y Tal vez el frío (2000), para derivar más tarde a los géneros narrativos, tanto las compilaciones de cuentos (Edición de lujo, 1990; Perros, 2006, y Crímenes, 2009), como las novelas: También el corazón es un descuido (2001), La enfermedad (premio Herralde de novela de 2006), y Rating (2001). Junto con la periodista Cristina Marcano ha escrito la primera biografía documentada sobre el ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal (2005)
   En 2015, la editorial Tusquets publicó Patria o muerte, que logró el IX premio Tusquets de novela otorgado por un jurado presidido por Juan Marsé. La conocida consigna castrista es el epígrafe elegido para relatar las peripecias de unas pocas vidas abocadas a la incertidumbre cuando el carismático líder venezolano tenga que someterse a sucesivas intervenciones quirúrgicas para afrontar una grave enfermedad que al fin acabará con su vida. En un país asolado por la pobreza y la violencia, los personajes ven agredidas sus vidas privadas por una ideología asfixiante que todo lo impregna, que divide a matrimonios y a hermanos, que obliga a tomas de posición obligatorias y que, con la muerte del líder, se enfrentan a un futuro desconocido y amenazador, expresado por esa pareja de niños (María, que ha sido testigo del asesinato de su madre, y Rodrigo, que ha huido de casa de sus padres), perdidos entre la multitud: “Y entonces, ¿qué vamos a hacer? ¿Adónde vamos a ir?”.
   Reproducimos un fragmento que refleja el estado de devastación en que todos intentan sobrevivir penosamente.

   “Una noche le dio una vaina estomacal, empezó con una puntada, pensó que algo le había caído mal, creyó que no era nada pero resulta que era bien grave, hasta dicen que pudo ser una hemorragia. Yocelin, que vive con su marido en la casa de mi mamá, lo agarró y lo montaron en el carro y salieron volando. Pero en el Hospital Pérez de León la emergencia estaba cerrada. No lo quisieron recibir porque no tenían materiales quirúrgicos. Una enfermera dijo que no tenían ni alcohol. Entonces tuvieron que irse al Hospital Domingo Luciani, ahí cerca, en El Llanito. Tampoco. Ahí  la emergencia estaba tomada por una banda. Parece que hubo pelea entre bandas. A un malandro lo habían cosido a tiros y su gente llegó al hospital y tomó la emergencia, Esa vaina estaba llena de gente armada. Dijeron que hasta dentro del quirófano había tipos calzados con un hierro, vigilando que le sacaran las balas al pana. Y afuera, en los pasillos, también había gente de la misma banda, todos armados. Estaban pendientes. Pensaban que los de la otra banda podrán caerles ahí mismo. Una doctora estaba llorando, como histérica, gritando, pidiendo ayuda. ¿La policía? Qué va. Ni que fueran pendejos. Ellos no se meten en eso. Una vaina es ser policía y otra vaina es ser suicida.
   Eso es lo que aquí llaman el ruleteo. De ruleta, no sé si entiendes. Que vas de un lado a otro y nunca llegas a ningún sitio. Que te la vives puro dando vueltas. Y así fue. Y el viejo se nos murió en el carro” [pp. 162-163].

viernes, 3 de noviembre de 2017

Aula Literaria Guadiana


   El próximo jueves, 9 de noviembre, abrirá las actividades del Aula Guadiana de este curso académico Susana Martín Gijón, que hablará de su obra en el Museo Etnográfico de Don Benito a las 7,30 de la tarde. Perteneciente a la red de Aulas Literarias de la Asociación de Escritores Extremeños, el Aula Guadiana viene realizando su actividad desde su fundación en 2002, sostenida por varias instituciones de la región: la Asociación de Escritores Extremeños, la Dirección General de Cultura de la Junta de Extremadura, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Don Benito y los centros participantes: Colegio Claret, IES Cuatro Caminos e IES Donoso Cortés. Los alumnos de bachiller de estos centros podrán escuchar a la escritora el día 10 de noviembre a las doce horas en el salón de actos del Colegio Claret.
   Hasta el momento, han pasado por el aula los escritores siguientes:

FÉLIX GRANDE, DULCE CHACÓN,
JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD,
IGNACIO MARTÍNEZ DE PISÓN,
SANTIAGO CASTELO, ESPIDO FREIRE,
LUIS ALBERTO DE CUENCA,
JUAN CARLOS MESTRE, JOSÉ VIÑALS,
ANDRÉS SOREL, JUAN MANUEL DE PRADA
ROSA REGÁS, ANTONIO HERNÁNDEZ,
CÉSAR ANTONIO MOLINA, RAMÓN BUENAVENTURA,
JESÚS SÁNCHEZ ADALID, ANTONIO MARÍA FLÓREZ,
JAVIER REVERTE, LUIS MATEO DÍEZ,
MARÍA ROSA VICENTE OLIVAS,
LUIS ANTONIO DE VILLENA,
JOSÉ ANTONIO MORENO JURADO,
FERNANDO MARÍAS, ALFONSO ARMADA,
ALONSO GUERRERO, CLARA JANÉS,
JORDI DOCE,  MAURICIO WIESENTHAL,
GUSTAVO MARTÍN GARZO, OCTAVIO ESCOBAR,
JOSÉ ANTONIO RAMÍREZ LOZANO,
FRANCISCO JAVIER IRAZOKI, FERNANDO ARAMBURU,
JULIO LLAMAZARES, JOSÉ ANTONIO ZAMBRANO,
JUAN ANTONIO GONZÁLEZ IGLESIAS,
JOSÉ MARÍA GUELBENZU, ANDRÉS TRAPIELLO,
ANTONIO OREJUDO, RAFAEL REIG
LUIS LANDERO, VICENTE MOLINA FOIX
ÁLVARO VALVERDE, MIGUEL D’ORS,
MARTA SANZ, LAURA FREIXAS,
JUAN VICENTE PIQUERAS, JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN,
MANUEL VILAS, JAIME SILES, LORENZO SILVA,
EDUARDO MOGA y AURORA LUQUE.

La composición de la sal


LA COMPOSICIÓN DE LA SAL

Magela Baudoin
Bolivia, Plural Editores, 2014, 118 págs.
Presentación de Alberto Manguel


   Nacida en Caracas en 1973, Magela Baudoin es una escritora boliviano-venezolana que ha cultivado géneros periodísticos como el artículo, el reportaje, la entrevista y la columna en periódicos y revistas bolivianos, un terreno al que pertenece su primer libro (Mujeres de costado, 2010). Sus relatos han aparecido en antologías y revistas digitales como Otro cielo (Argentina), Suelta (Guatemala) y Círculo de poesía (México). Con su primera novela, El sonido de la H., logró el Premio Nacional de Novela de Bolivia de 2014. Su siguiente libro, La composición de la sal, obtuvo el Premio Hispanoamericano de Cuento “Gabriel García Márquez” de 2015 y ha sido publicado recientemente en España por la editorial barcelonesa Navona.
   La composición de la sal reúne catorce relatos, que son “sin duda singulares, ofrecen meticulosas observaciones, comparten un acto secreto y aluden a algo siempre mayor que el argumento que proponen. Es como si Baudoin nos contara sus relatos con la mayor aparente franqueza, pero nosotros, los lectores, intuimos detrás de las palabras una reticencia oscura, motivos nunca confesados, razones secretas, personajes y lugares de cuyo nombre Baudoin no quiere acordarse” [Presentación, p. 11].
   Reproducimos un fragmento del relato que cierra la compilación, en que dos seres desvalidos dejan insinuadas de modo indirecto tres tristes vidas sometidas a destinos despiadados.

“-Abuelo.
-¿Qué?
-No te vayas.
-No comiences de nuevo.
-Déjanos ir contigo en el camión, prometo que me encargaré de mamá, que no molestaré con la pelota.
-Mira qué bien te queda –dijo el abuelo, despeinándole el cabello liso, que ya le cubría los ojos.
-No quiero que te vayas.
-No llores –la voz era autoritaria y dulce al mismo tiempo-: ya eres un hombre.
-Mentira, solo tengo seis años.
   El abuelo le limpió los mocos con su pañuelo blanco de tela.
-¿Por qué no puedo ir a la mina? Mamá también podría venir.
-La mina no es lugar para una mujer enferma –le dijo colocándole en el bolsillo corto un atado de billetes-. Ten, hasta que vuelva.
-Y si ella no…
-Aguantará, es fuerte. Tú sólo hazla reír.
   Ahora era el viejo el que tomaba la taza de peltre. La habitación había perdido claridad, con la caída de la tarde. Comenzaba a tornarse oscura y fría.” [p. 117].

jueves, 2 de noviembre de 2017

Niebla al mediodía


NIEBLA AL MEDIODÍA

Tomás González
Bogotá, Alfaguara, 2015, 148 págs.

   Nacido en Medellín (Colombia) en 1950, Tomás González estudió Filosofía en la Universidad Nacional de Colombia y residió en Estados Unidos durante casi dos décadas. De regreso a Colombia se dio a conocer con dos novelas, Primero estaba el mar (1983) y Para antes del olvido (1987, ganadora del V premio Plaza y Janés), narraciones a las que siguieron un libro de cuentos, El rey de Honka-Monka (1995) y un poemario, Manglares (1997). Más tarde ha publicado las novelas La historia de Horacio (2000), Los caballitos del diablo (2003), Abraham entre bandidos (2010), La luz difícil (2011) y Temporal (2013), además de dos nuevas compilaciones de relatos, El lejano amor de los extraños (2013) y El expreso del sol (2016).
   En 2015, la editorial Alfaguara publicó Niebla al mediodía, cuya trama avanza alternando monólogos de Julia, la poeta exigente en permanente búsqueda que encadena un matrimonio tras otro, bloques en tercera persona sobre Raúl, el marido marcado más por la traición que por el recuerdo, su hermana Raquel resignada a convivir con un dipsómano empedernido, y otros personajes menores que muestran los varios caminos por los que los seres humanos labran su infelicidad. Reproducimos un fragmento que presenta a los protagonistas en medio de una naturaleza primigenia que parece recién creada por Dios, pero que no será sino otro triste edén efímero.


   “La montaña donde está la finca de Raúl, y también la de Julia, es muy cambiante. De clima más frío que templado, y siempre húmedo, a lo largo del día se suceden allí con frecuencia las lluvias, las nieblas y los soles. Julia había comprado la suya hacía mucho tiempo, atraída por el exuberante follaje de la región, según decía, y por la belleza de aquellas lluvias y aquellos soles. Él compró hace apenas cuatro años, atraído por ella. Se casaron en un bonito pueblo colonial a tres horas de Bogotá y, luego de dos años y medio, Julia lo dejó, se casó con otro algún tiempo después en ese mismo pueblo y hace ya siete meses desapareció sin dejar rastro.
   El follaje exuberante es por la abundancia de agua. Los que dicen que el mundo va a ser un desierto no han ido por esos lados. Allá el fin del mundo va a ser con agua. Cae por todas partes, brota por todas partes, flota. Más preocupan en esa región las carreteras desbaratadas y los derrumbes. En las cuatro fanegadas de la finca de Raúl hay tres nacimientos de agua; está el arroyo El Raizal, que suena a diez metros de la casa; y, a unos mil metros, baja de la montaña entre piedras grandes el río Lapas, que por estos días ha estado torrentoso. El invierno, muy fuerte en todas partes, lo ha estado aún más en esta región, ya de por sí muy lluviosa. En los últimos tres meses han caído aquí las lluvias que normalmente se tienen durante el año entero.
   Soles, pocos.
   Sentado en el corredor, Raúl oye al mismo tiempo el arroyo, el aguacero y el río. Su silla es de vaqueta y espaldar recto. En el corredor no quiso poner guadua, para no hastiarse, pero sí baranda de madera de palma macana y cielos rasos con paneles de varas de bambú de unos dos centímetros de diámetro. A Raúl le gusta lo que hace” [pp. 9-10].

sábado, 28 de octubre de 2017

Noticias de la niebla


NOTICIAS DE LA NIEBLA

Triunfo Arciniegas
Cartagena de Indias (Colombia), Ediciones pluma de Mompox SA, 2011, 127 págs.

   Nacido en Málaga (Colombia) en 1957, Triunfo Arciniegas desarrolló numerosos trabajos de supervivencia hasta dedicarse a la enseñanza, primero como maestro y, más tarde como profesor de universidad. En la actualidad, Arciniegas es uno de los más reconocidos autores de literatura infantil dentro y fuera de Colombia, desde La silla que perdió una pata y otras historias (1998) hasta La casa de chocolate (2009), un terreno en el que ha logrado numerosos reconocimientos y le ha permitido dedicarse por entero a la creación literaria. Alternando géneros como el cuento, la novela, el teatro y la poesía, el escritor ha publicado ya en el presente siglo, fuera del territorio de la literatura infantil, obras como El jardín del unicornio y otros lugares para hombres solos (2002), Mujeres muertas de amor (2008), Cuerpo de amor herido (2010) o Mujeres (2001).
   En 2011 la editorial colombiana Pluma de Mompox SA reeditó Noticias de la niebla, una compilación de microrrelatos agrupados en seis bloques que atrapan en sucintos relatos de diversa morfología estampas marcadas por el dramatismo, la violencia, el sexo y la muerte, contempladas desde un distanciamiento irónico que logra mediante una expresión intensamente poética, apreciaciones ingeniosas y desenlaces imprevistos.

Pequeños cuerpos

   Los niños entraron a la casa y destrozaron las jaulas. La mujer encontró los cuerpos muertos y enloqueció. Los pájaros no regresaron. [p. 55].

Última función

   Aunque el público estalló en aplausos cuando la cabeza de la mujer rodó por el escenario, el mago supo que algo había salido mal. [p. 82].

Escena de la vida conyugal

   Como presentía que al concluir el crucigrama encontraría la muerte, se tomó todo el tiempo. Su mujer le susurró al oído la última palabra. [p. 93].

Amor mío

   Antes de convertirse en encarnizados enemigos, enloquecieron el uno por el otro. Animales hambrientos e insaciables, se amaron hasta en los callejones, se escribieron cartas apasionadas y se llamaron a todas horas para reafirmar una promesa que juzgaron eterna. Pasaron días de cuentos de hadas y noches muy felices, compraron una casa y engendraron dos hijos, dos niños aterrados que ahora contemplan los desastres del amor: los muebles destrozados, la sangre, los cuerpos, la policía y los curiosos que acuden como moscas a la escena del crimen [p. 94].